Compañía

Distribuidoras se preparan ante plan del gobierno para liberar conversión de vehículos a gas.

Uno de los anuncios que dio a conocer el gobierno este jueves, como parte de su plan para reactivar la economía, era un anhelo largamente esperado por la industria distribuidora de gas en Chile: liberalizar la conversión de autos particulares a gas, lo que hoy solo está permitido para taxis colectivos o flotas comerciales.

 

De hecho, en Chile solo hay unos 35 mil autos que usan gas natural vehicular (GNV) o gas licuado de petróleo (GLP). Y, dado que las ventas de autos nuevos rondan los 400 mil por año, el potencial de crecimiento es enorme.

Pero esto, a la vez, abre una interrogante: ¿Están preparadas las distribuidoras de gas para hacer frente a esta mayor demanda?

 

Fernando Ledesma, gerente de negocios de Envasado y Transporte de Gasco GLP, asegura que sí, y agrega que incluso esta medida hará atractivo para las marcas importar vehículos a gas de fábrica.

“Esto es una tremenda oportunidad para diferentes actores de la industria. Este segmento estaba prohibido, pero tiene un tamaño considerablemente mayor que el que actualmente se podía abordar”, explica.

Consultado sobre si están preparados para el aumento de demanda que podría provocar este cambio reglamentario, el ejecutivo dice que “por supuesto que estamos preparados para absorber un nivel de demanda que duplique el consumo actual” y manifestó su disponibilidad “para analizar nuevas inversiones si se requiere”.

A su vez Alvaro Jara, subgerente Autogas de Abastible, añade que con esta modificación reglamentaria el mercado potencial de clientes a los cuales se les puede instalar un kit de gas licuado aumentará considerablemente.

“Hoy, solo estaba permitida la conversión de taxis y flotas comerciales. Al liberarse el uso de gas licuado a particulares, el mercado crecerá en al menos 10 veces, llegando a aproximadamente 2,2 millones de posibles clientes” ,indica.

 

Gas más competitivo

El ejecutivo comenta además que este mayor atractivo se sustenta en que hoy el gas licuado es cerca de 40% más barato que la gasolina.

Desde el gobierno, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, asegura que este cambio promoverá el desarrollo de proyectos en esta industria.

“Un impacto de esto es que aumenta la competitividad e incentiva mayores inversiones, además de consolidar el uso del gas en los vehículos livianos y favorecer la posible introducción del gas en vehículos pesados como buses y camiones”, dijo Jobet.

El director ejecutivo de la Asociación de Distribuidores de Gas Natural, AGN Chile, Carlos Cortés; también valora la propuesta del gobierno: “Esta restricción impide a muchos usuarios acceder a un combustible más económico y también frena el desarrollo en regiones del transporte vehicular con gas natural”.

 

Fuente: La Tercera, PULSO – 28 SEP 2019
Autor: G. Orellana/F. O’Ryan