Compañía

FNE APRUEBA VENTA DEL TERMINAL GASMAR AL GRUPO ARROYO ENERGY

La Fiscalía Nacional Económica aprobó la operación de venta por parte de Gasco y Abastible del 100% de la propiedad del terminal de gas licuado (GLP) Gasmar a la firma estadounidense Arroyo Energy, empresa en la que participa como accionista el exgerente general de la eléctrica GasAtacama Rudolf Araneda.

La enajenación, que involucra un monto de US$ 422 millones, fue anunciada en mayo pasado como el resultado de un proceso que fue ordenado en 2018 por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) —y ratificado en 2019 por la Corte Suprema—, que determinó que Gasmar, que realiza la importación, almacenamiento y respaldo de dos tercios del gas licuado que ingresa al país cada año, debía pasar a manos de un tercero no involucrado con la distribución de este combustible, como es el caso de Gasco y de Abastible, esta última controlada por Copec.

‘Esta división advierte que la Operación no resultaría apta para reducir sustancialmente la competencia, toda vez que las actividades desarrolladas por las partes no se superponen. En particular, no se advierte traslape horizontal entre las actividades de Grupo Arroyo Energy y aquellas que desarrolla Gasmar’, dice la resolución liberada por la FNE en el marco de la investigación que inició a principios de junio. El organismo añade que este traspaso tampoco conllevaría la creación de relaciones verticales entre las partes o sus relacionadas, ni generaría riesgos de conglomerado, considerando que los segmentos en los que operan Grupo Arroyo Energy y Gasmar no se encuentran vinculados.

Arroyo Energy es una administradora de fondos que invierte en proyectos de generación eléctrica e infraestructura de energía en Estados Unidos, México y Chile. La fiscalía precisó que la sociedad a través de la cual se realizó la compra de Gasmar, Arco 4, no ha materializado ninguna inversión ni registra la propiedad de algún activo en el país. Arroyo cuenta con una oficina y con desarrollos en centrales renovables por 300 MW, compuestos por plantas solares y eólicas, y tres proyectos de generación distribuida de menor escala. A nivel global, desde su creación, junto con fondos de sociedades afiliadas, ha invertido más de US$ 685 millones de capital social, en gasoductos y centrales eléctricas renovables.